Crisis Vitales

No encontrar el camino para ajustarse a una situación vital concreta

¿Qué es una crisis vital?

Hay momentos en la vida que pueden ser difíciles de afrontar, siendo un momento para parar y buscar ayuda

Una crisis es una situación en la que se vive un conflicto psicológico y emocional que produce mucho malestar y que requiere de mucho esfuerzo para encontrar una salida. Son momentos de cambios importantes en la vida, que pueden conducir al sufrimiento pero también pueden conducir al crecimiento y al desarrollo. Se definen por ser evolutivas o situacionales.

Crisis evolutivas

Se refieren a los cambios en diferentes momentos del desarrollo humano que conllevan la necesidad de adaptarse a nuevos hábitos o nuevas formas de relacionarse con el mundo. Por ejemplo, el nacimiento de un hijo e hija, la crisis en la adolescencia, la crisis en la vejez.

Crisis situacionales

Se trata de momentos que aparecen sin poder anticipar y que generan un impacto importante en la persona. Por ejemplo separaciones, fracaso económico, muerte o pérdidas, enfermedades físicas o psicológicas, pérdidas de trabajo o adaptación nuevo puesto.

Formas de afrontar una crisis vital

La forma en la que se afronta una crisis vital está relacionada en gran parte con la personalidad y las estrategias de afrontamiento aprendidas a lo largo de la vida, a la vez que se determina en función de cómo se percibe la situación (controlable y superable o no). En el caso que se decida afrontar la crisis intentando mejorar la calidad de vida y explorar alternativas de acción para superar los obstáculos, se habla de una actitud activa de afrontamiento, mientras que si se opta por evitarla, se habla de una actitud pasiva de afrontamiento. Generalmente, las actitudes activas son las más adaptativas, en el sentido que conducen a mejorar el bienestar con la superación o tolerancia del malestar.

Consejos psicológicos para afrontar la crisis vital

Afrontar una crisis implica desplegar los recursos personales y del entorno disponibles. A veces estos recursos son poco productivos, ya que incrementan el malestar. Entre estas formas no productivas se encuentran las estrategias de evitación como:

  • Preocuparse mucho
  • Hacerse ilusiones
  • Ignorar el problema
  • Autoinculparse de la situación
  • Reservar la crisis para si mismo

En cambio, para afrontar la crisis vital de forma productiva implica de forma activa buscar disminuir el malestar.

  • Buscar apoyo social
  • Concentrarse en resolver el problema
  • Optar por ocupar parte del tiempo en actividades relajantes
  • Buscar resignificar el problema
  • Expresar las emociones y autoregularlas
  • Mantener una actitud positiva hacia el cambio
  • Permitirse sentir inseguridad, miedo u otras emociones y pensarlas como algo temporal
  • Buscar ayuda profesional

La crisis, una oportunidad

Su significado es peligro y oportunidad según filosofías orientales.

La vida por definición es un camino lleno de baches que nos ponen a prueba continuamente. No existe una vida llana, siempre tranquila. Estos momentos en que sentimos que nos tenemos que parar y que no sabemos cómo continuar, pueden definirse como crisis vitales, pero también pueden suponer momentos para aprovechar, para crecer, para reorientar nuestros objetivos, para cambiar nuestra escala de valores.

Tenemos que entender que las crisis son cíclicas y por lo tanto pueden ser temporales. Esto significa que tienen un inicio y un fin, pero no es suficiente en dejar que pasen, ya que también pueden prolongarse hasta convertirse en una experiencia de malestar que se alargue mucho en el tiempo. No se sabe cuánto tiempo va a durar, pero sí sabemos que tiene un final si estamos activos en salir de ella. 

Además, es importante saber que las crisis generan necesidad de cambio. Es decir, son fuente de generación de nuevas oportunidades para adaptarse a las nuevas circunstancias. Se trata de un momento para aprovechar incorporar deseos e ilusiones, nuevos proyectos vitales, redecidir nuevos aspectos personales y nuevos proyectos para la vida. 

Si te encuentras viviendo alguna de estas dificultades, te acompañaré a lidiar con ellas para dejar de sentir malestar.
Puedes pedir cita aquí.

Preguntas frecuentes sobre crisis vitales

1¿Cuánto dura una crisis vital?
Una crisis tiene una duración poco determinada. Puede durar en función del tipos de situación vivida y los recursos del entorno que dispongas para poder afrontarla. Pueden durar meses o años.
2¿Cómo salir de una crisis vital?
Cuando sientas que el malestar está influyendo en tu día a día de forma significativa y no tengas los recursos personales, familiares o sociales que te permitan acompañarte o superar el momento, es importante que pidas ayuda a una profesional.

Reserva tu cita

A través de este formulario puedes hacer llegar cualquier duda que tengas. Si ya te has decidido, agendaremos la primera visita según tu disponibilidad.

    Nombre*

    Email*

    Teléfono*

    ¿Qué terapia quieres realizar?*

    ¿Cuándo quieres realizar la terapia?*

    ¿En qué te puedo ayudar?